El sector formal de la economía nacional, que según el ministerio de economía emplea a 30% de los trabajadores de Bolivia sigue tratando de extender el plazo para pagar el doble aguinaldo.

El Decreto 1802, dice que el doble aguinaldo se debe pagar en las gestiones en que el crecimiento económico supere el 4,5%.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, ha presentado un planteamiento muy lógico al respecto.

“Si se paga hasta el 31 de diciembre, suma al PIB de la gestión 2014, pero si se paga el 2015 garantiza el segundo aguinaldo de la próxima gestión porque ese dinero iría a sumar el PIB del 2015”, dice Yaffar.

Según Los Tiempos de Cochabamba, El representante del sector económico formal volvió a pedir que el Gobierno postergue el plazo para el pago del doble aguinaldo hasta febrero.

Explicó que en la CNI están afiliadas unas mil industrias de las cuales sólo el 23% podrá pagar el segundo aguinaldo.

La porción restante tendrá dificultades, e incluso el 8% de estas empresas no está en las condiciones de hacerlo.

El secretario general de la Confederación Nacional de Micro y Pequeños Empresarios (Conamype), Wilmer Llanque, informó que el 17 de noviembre su sector realizará una asamblea donde “es muy probable que se rechace el doble aguinaldo porque las microempresas tienen un crecimiento menor al 1%”. “Pagar en diciembre, no vamos a poder, hay que ser sinceros”, dijo.

El Ministro de Trabajo, Daniel Santalla, recordó a las empresas, sean públicas o privadas, que no paguen el segundo aguinaldo hasta el 31 de diciembre a sus trabajadores deberán cancelar el doble del monto, esto en cumplimiento a las sanciones establecidas en la norma.

Todo esto sólo afecta al 30% de los trabajadores y parte del incentivo a la informalidad. Las empresas que se dedican al contrabando y hasta a actividades ilegales, los productores de coca excedentaria, los importadores de autos chuts; ellos no pagan doble aguinaldo.

Los informales no pagan doble aguinaldo, no aportan a la jubilación de sus empleados pero sobre todo evitan tener que pagar impuestos en el país que tiene la triste distinción de ser el más difícil del mundo.

Este es otro incentivo a la informalidad. En términos laborales la informalidad es muy negativa, pues además de no proteger a sus empleados, es un sector que se caracteriza por el subempleo, es decir que usa a sus trabajadores de forma ineficiente.

Hoy lunes, como es costumbre en este espacio, veremos la más reciente edición de la carta informativa Siglo 21 que en su más reciente edición publica los resultados del informe de McKinsey Global, sobre el empleo a nivel mundial. El informe alerta sobre la nueva tendencia en el mercado laboral internacional que enfrenta una escasez de trabajadores altamente calificados.

Para los países en desarrollo como Bolivia El desafío es el de educar a sus trabajadores y sobre todo lograr mantenerlos en el país una vez que se han convertido en un bien codiciado a nivel mundial. El ingreso de más mujeres en el mercado laboral de mano de obra calificada y la retención de trabajadores mayores también ayudan.

Otra opción será la de aumentar las herramientas disponibles para ir educando y entrenando a los trabajadores para aumentar su productividad.

Todo esto sólo es posible en el mercado formal, un mercado que por ahora en Bolivia enfrenta más obstáculos que incentivos.

 

Comments are closed.