La economía mundial está creciendo con más lentitud de lo esperado y los riesgos se están agudizando sobre todo en los mercados emergentes. Lo dice el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la actualización de su informe Perspectivas de la economía mundial, publicado ayer.

El crecimiento mundial está proyectado ahora en 3,1% para 2013 y 3,8% para 2014, una revisión a la baja de ¼ de punto porcentual en comparación con el informe de perspectivas de abril de 2013.

El crecimiento mundial apenas aumentó en el primer trimestre de 2013, en vez de acelerarse en mayor medida como preveía el fondo en abril de 2013.

Ese desempeño inferior a lo previsto se debió al crecimiento decepcionante en las grandes economías de mercados emergentes, la agudización de la recesión de la zona del euro y la lentitud inesperada de la expansión estadounidense. Sólo en Japón el crecimiento superó las expectativas.

Las cifras del FMI muestran un crecimiento mundial menor al esperado pero un crecimiento al fin. Es decir que el crecimiento no será tan alto como lo esperado en abril, pero al menos no habrá recesión.

Según el informe de la Fundación Milenio sobre la economía boliviana en 2012, presentado ayer por el coordinador de Milenio, José Luis Evia, el contexto externo favoreció a la economía boliviana que, en 2012, logró un crecimiento económico de 5,2 por ciento; sin embargo, la caída en los precios de los minerales y la débil inversión privada, extranjera y local podrían poner en riesgo al patrón de crecimiento del país.

Según el informe de Milenio presentado pro Evia, la caída en el sector minero, sobre todo en los precios del zinc, plomo y plata, se reflejó en una menor producción. Ese panorama, sumado a lo que denomina un “deterioro” de la seguridad jurídica para las inversiones privadas, podría generar un decrecimiento mayor para este año.

Evia reforzó el argumento señalando que actualmente se están explotando yacimientos resultado de inversiones pasadas, no existen nuevos yacimientos descubiertos, no hay proyectos nuevos y uno de los más prometedores como era el de Mallku Khota, en Potosí, quedó en suspenso.

“La situación del sector minero y sus perspectivas, debe ser un llamado de atención sobre los riesgos del patrón de crecimiento que ha seguido la economía boliviana, y la forma en la que se ha gestionado la bonanza”, señala el documento elaborado por Milenio.

Algo parecido pasa en el sector del gas natural en Bolivia. Según el diario de La Paz, ayer el presidente Evo Morales entregó la tercera ampliación del Gasoducto Al Altiplano (GAA, Fase III-C) que duplica los envíos de gas natural a las ciudades de La Paz y El Alto para incrementar las instalaciones de gas a domicilio, las conversiones a GNV, emprendimientos industriales y comerciales.

Esta ampliación es en la capacidad de transporte de gas y costará US$62 MM, Lo que no está garantizado es de donde saldrá el gas para llenar este gasoducto. Según las reservas oficiales del YPFB, Bolivia se quedará sin suficiente producción para el mercado interno en 2016.

Según Los Tiempos de Cochabamba, La empresa estatal China Machinering Engineering Corporation (CMEC) propuso la explotación combinada a gas natural y carbón mineral del hierro del Mutún, según la propuesta presentada a la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM).

La anterior empresa que firmó un acuerdo de trabajo conjunto con el estado Boliviano en el Mutún en 2007, se ha retirado del proyecto porque YPFB no podía garantizar los 6,6 MMm3d de gas natural que necesitaba el proyecto como mínimo para trabajar.

Bolivia sigue creando proyectos para usar el gas natural, pero se hace poco por encontrar más gas.

El 15 de agosto próximo el Gobierno inaugurará la perforación del pozo exploratorio Timboy, ubicado en la zona tradicional del Aguaragüe, Tarija, informó ayer el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas.

Es uno de los pocos proyectos de exploración en el país y si es exitoso, no entraría en producción hasta después de 2016.

 

Comments are closed.