Mientras el precio del petróleo se mantiene estable en los mercados internacionales en Bolivia el costo de las subvenciones ha vuelto a ser puesto en duda. El experto y analista Mauricio Medinaceli publicó reciente mente que en el país, el precio de la gasolina es uno de los más caros de la región, a pesar del subsidio.

No se refiere al precio en términos absolutos, si no a una comparación con el “ingreso promedio de sus habitantes”.

En América Latina, Bolivia ocupa el segundo lugar, sólo después de Paraguay, con el precio de gasolina más caro, comparando con el PIB per cápita, 0,020%. En tanto que Perú, Colombia, Uruguay, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador y Venezuela están por debajo. Entonces, el litro de gasolina que cuesta 3,74 bolivianos coloca a Bolivia “en los primeros lugares”, confrontando el ingreso por habitante.

En Bolivia el litro de este combustible, la gasolina está cerca de 54 centavos de dólar, es uno de los precios más bajos entre los vecinos, pero en relación a los ingresos de los bolivianos sigue siendo alto

Medinaceli señala que debe levantarse la subvención y atacar el transporte público masivo con proyectos que permitan reducir el costo.
Así se suma al FMI que también ha estado publicando recetas para eliminar estos subsidios que distorsionan el mercado.

Estas recomendaciones consisten en apuntar mejor el subsidio para que favorezca sólo a los más pobres. Lo que tanto el FMI como Medinaceli dicen que no s debe hacer es un aumento repentino como el del gasolinazo de 2010. Algo en lo que están de acuerdo expertos y el gobierno es que el subsidio debe ser eliminado.

EN Otros temas: Según dijo ayer el secretario general del sistema andino, Adalid Contreras Baspineiro: la suscripción de Bolivia del protocolo de incorporación al Mercosur obliga a un análisis entre los miembros de la Comunidad Andina (CAN) debido a que la pertenencia a dos esquemas de integración, como plantea el Gobierno boliviano, sólo es posible con un cambio en las normas nacionales y de ambos bloques.

Contreras explicó que la normativa andina no permite adhesiones a otras uniones aduaneras.

Siglo 21 en su edición de esta semana dice que de nada valieron las advertencias hechas por empresarios y organizaciones sindicales: el presidente Morales decidió incorporar a Bolivia, como miembro pleno, al Mercado Común del Sur.

Solicitud en espera: Como consuelo ante esta decisión del presidente inspirada en sus simpatías políticas queda el hecho de que los países que conforman el Mercosur deben analizar esta solicitud y darle curso, o no, en un año.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) fue el que hizo las objeciones más precisas la semana pasada, horas antes de que el presidente viajara a Brasil para asistir a una reunión del acuerdo comercial.

Advertencia: Wilfredo Rojo, representante del IBCE, dijo que el ingreso de Bolivia al Mercosur debía ser analizado desde una perspectiva económica y no política.

Advirtió también que la decisión del gobierno pondrá en “apuros” a los exportadores, toda vez que Bolivia al pertenecer al Mercosur deberá abandonar el mercado sub regional de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Un factor importante dado que la CAN es el mayor mercado para la producción agrícola de Bolivia.

 

Comments are closed.