El volumen de las exportaciones no tradicionales de Bolivia cayó en 24,75% durante el primer bimestre de este año, comparado con el mismo periodo del año anterior. Pasamos de exportar 416 mil toneladas a 313 mil toneladas.

En valor, las exportaciones no tradicionales cayeron en 26,03% comparando los primeros dos meses de este año con los del año anterior. Pasamos de exportar US$ 320MM a sólo US$ 237MM. Todo esto según cifras oficiales del INE.

Una caída de 25% en el volumen y 26% en el valor es un síntoma que debe ser tomado muy en serio sobre todo porque se trata de un sector que es el único que realmente es renovable en el país. Es decir que este sector no es simplemente extractivo. La diferencia es importante pues es un sector que si tiene futuro.

Los yacimientos de gas de petróleo y de minerales tarde o temprano se terminan mientras que las no tradicionales en Bolivia son renovables.

El sector no tradicional en Bolivia se ve afectado por varios factores económicos que han resultado en esta enorme caída de las exportaciones del sector.

La falta de seguridad jurídica es el principal obstáculo para las einversiones en el agro de Santa Cruz por ejemplo donde el tema de los avasallamientos ya llegado a tal extremo que los asaltantes de tierra esperan a la época de cosecha para tomar un predio, luego venden la cosecha y la maquinaria de los propietarios y todo esto ante la pasiva mirada de las autoridades.

Las autoridades están ahora exigiendo al sector privado aumentar sus inversiones. La respuesta de los privados ha sido que necesitan algunas condiciones básicas para poder aumentar su inversión.

Demetrio Pérez, puso su caso de forma muy clara, el dirigente de Anapo, dijo que si el ministro de Economía tuviera tierras en Santa Cruz no se atrevería a invertir en ellas por temor a los avasallamientos.

La falta de seguridad jurídica es mencionada como el principal problema porque el termino abarca cosas como la competencia desleal del contrabando que ahora se hace cada vez más fuerte con la fortaleza la moneda nacional que hace que los productos de los países vecinos sean más baratos que los nuestros.

La seguridad jurídica también abarca el tema de la competencia desleal de las empresas estatales que compiten vendiendo productos a precios subvencionados. Y en ocasiones vendiendo productos importados a precios subvencionados para competir con los productores nacionales.

La seguridad jurídica también abarca las prohibiciones a las exportaciones la competencia del narcotráfico por tierras en el caso del café.

Las condiciones externas también afectan a las exportaciones no tradicionales en Bolivia. Los precios han caído e los mercados internacionales y sobre todo en los países vecinos, aunque esto es relativo al tipo de cambio.

La devaluación de las monedas de los vecinos hace que su productos resulten más baratos mientras los nuestros son más caros lo que lleva a la nueva solicitud del sector que es por una devaluación del Boliviano. Esta solicitud ha sido rechazada por el ministerio de economía que ha usado el tema de la fortaleza del boliviano frente al dólar como un argumento de estabilidad económica.

 

Comments are closed.