La noticia económica más sonada del día es sin duda que los empresarios privados, confirmaron la anoche que aceptan el incremento salarial propuesto por el Gobierno Nacional para esta gestión, del 8% a la masa salarial y del 20% al salario mínimo nacional.

luego de una reunión con el presidente Evo Morales, el presidente del Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez afirmó que han propuesto al Gobierno que los próximos incrementos salariales sean “consensuados” con el sector privado bajo un sistema de incrementos plurianuales, de al menos tres años, con el objetivo que el sector pueda planificar sus inversiones.

El mensaje de la empresa privada es claro, el efecto del aumento se trasladará a los precios, sobre todo cuando se trata de pequeñas y medianas empresas.

Otro de los efectos sería una reducción en la inversión. Según la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, el incremento salarial sacrificará recursos para la inversión y el crecimiento

Recuerdan que el propio Ministro de Economía y Finanza Públicas adelantó que el sector público sacrificará US$ 160 millones de inversión para cubrir el incremento. Por lo que el sector privado prevé que el monto que dejará de invertir en su sector será aún mayor.

Uno de los argumentos para sustentar el alza fue presentado por el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, afirmó que las utilidades netas generadas por las empresas privadas del país en 2012, superiores al 23%, solventan fácilmente el incremento salarial.

Los datos son del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), pero este argumento puede ser perjudicial. Por un lado no se toma en cuenta si el universo de contribuyentes aumentó o no para lograr el incremento en los impuestos a las utilidades.

Pero un factor aun más perjudicial es que el ministró parece establecer una relación entre las contribuciones a impuestos y el aumento salarial.

Este sería en el mejor de los casis desincentivo al pago de impuestos. En una economía tan fuertemente dominada por el sector informal, usar el pago de impuestos como un argumento para elevar el salario no es necesariamente una forma de incentivar la formalidad.

En una nota relacionada al tema de impuestos, Estudio revela que la carga impositiva en La Paz es la más alto del país con 154% más de la media nacional.

Una de las consecuencias del aumento de impuestos en La Paz, el cual alcanzó a 30% en 2011, es que influye en el desincentivo de la industrialización en la urbe alteña, de acuerdo con un estudio de la Mesa Permanente de Concertación Productiva de El Alto.

La nota reproducida por varios medios nacionales, asegura que se aprecia una correlación inversa entre el aumento de los impuestos y la reducción de la participación de la industria manufacturera en la estructura del Producto Interno Bruto (PIB) departamental, lo que lleva a la conclusión de que a mayor presión tributaria mayor des-industrialización.

Los incentivos a la informalidad son muchos en el país y el pago de impuestos es sólo uno de ellos. Otros factores importantes son la burocracia y la corrupción.

Pero establecer una relación entre el pago de impuestos y la imposición de aumentos salariales podría resultar siendo un incentivo a la evasión.

 

Comments are closed.