El precio del estaño cayó por debajo de los US$10/libra fina por primera vez en desde enero. Lo que debería preocupar a los administradores de la estatal Huanuni. Cuyo costo de producción es ya cercano a los US$10.

Esto significa que esta empresa estaría trabajando a pérdida. Ayer un representante reiteró la idea de que cuando bajan los precios internacionales ellos deben exportar más para cubrir los costos.

No se aprecia el hecho de que en el resto del mundo y en el caso de las empresas que buscan mejorar su rendimiento y no sólo sobrevivir, el objetivo es vender más cuando el precio es más alto.

El tema se hace más complicado para Huanuni que acaba de recibir una inyección de dinero de los bolivianos y esta es una deuda que se debe pagar.

Mientras tanto, hay quienes están seguros de que sus deudas no se deben pagar. Las cooperativas, en efecto, se sienten privilegiadas y victoriosas.

La semana pasada las cooperativas que tienen una deuda de US$ 26MM con Comibol por equipos e insumos que recibieron de la empresa estatal dijeron, de frente, que no piensan pagar esa deuda.

Pero las cooperativas no quieren dejar pasar este momentos electoral y están pidiendo más cosas al gobierno.

No solo han decidido ignorar una deuda: ahora piden más equipos y materiales del Estado, esta vez para explotar yacimientos de oro.

Según Página Siete de La Paz, mineros cooperativistas de Potosí avasallaron concesiones de la empresa privada Sinchi Wayra, en Potosí, denunció ayer la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB).

El año pasado, Sinchi Wayra fue la segunda empresa minera en el pago de regalías regionales después de San Cristobal.

Los trabajadores exigen al Gobierno que aplique la Ley contra el Avasallamiento y Tráfico de Tierras y otras sobre derechos y obligaciones.

Pedro Montes, dirigente de la Empresa Minera Huanuni, cuestionó que el Gobierno no haga cumplir la Ley contra el Avasallamientos a los que irrumpen en una empresa minera que está “legalmente constituida”.

Desde mayo del año pasado el delito de Avasallamiento está incluido en el código penal y tiene una pena de entre cuatro y ocho años de cárcel.

El presidente de Fedecomin de Potosí, Carlos Mamani, negó ayer que sus afiliados hayan avasallado áreas de empresas mineras y aclaró  que sólo se asentaron en zonas ociosas.

Este tema legal que afecta a la economía nacional está hora muy politizado pues es precisamente la Fedecomin la que prometió un apoyo total a la candidatura oficialista tras recibir una millonaria dotación de maquinaria e infraestructura.

 

Comments are closed.