En Bolivia el conflicto por la tan esperad ley minera está generando conflictos y ya hay muertos y policías secuestrados.

Desde Venezuela llega una noticia que podría ser importante para Bolivia: Los dueños de inmuebles alquilados en Venezuela hace 20 años o más deberán venderlos a sus arrendatarios en un plazo perentorio de 60 días o afrontar multas cuya mora derivará en posteriores embargos. Lo dice un decreto firmado ayer en Venezuela por el presidente Maduro.

Venezuela ya no es un socio importante de Bolivia, el año pasado dejaron de vendernos diese, ahora nuestro principal proveedor es Chile.

Venezuela no es siquiera un socio comercial interesante ya que no paga por los productos que Bolivia le vende porque no tienen dólares para pagar. Enatex sigue esperando que Venezuela le pague por los productos enviados.

Si bien Venezuela y no es relevante para Bolivia como socio comercial, sigue siendo importante. No sólo por la deuda que Bolivia tiene con ese país por la venta de combustibles en años pasados, sino por la proximidad política y todo este tema del socialismo del siglo XXI.

La reacción de Maduro de obligar a los propietarios de inmuebles a vender su propiedad es una reacción diseñada para recuperar su popularidad tras una serie de marchas y protestas contra su régimen que han dejado al menos treinta muertos.

En Bolivia como en Venezuela la constitución habla del respeto a la propiedad privada, pero la medida adoptada en Venezuela es una medida de desesperación tras un proceso inflacionario  y de escasez que está fuera de control tras 13 años de malos manejos y despilfarro de los recursos petroleros.

En Bolivia estamos muy lejos de eso, pero ningún país del mundo está protegido contra las reacciones equivocadas ante protestas callejeras.

El presidente de la Federación de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin), Alejandro Santos, advirtió al presidente Evo Morales con “bajarlo” del cargo con una movilización generalizada en todo el país si es que el Legislativo no aprueba el proyecto de Ley Minera sin ninguna modificación y si la policía continúa reprimiendo a sus compañeros de base.

“Si bien la Fencomin y todas las cooperativas del país hemos llevado a que el presidente Evo (Morales) sea el Presidente de Bolivia, así también podemos bajarlo” afirmó Santos.

Las cooperativas han redactado una ley que prácticamente les da carta blanca para asociarse con empresa internacionales, que según Siglo 21 ya están trabajando con cooperativas para aprovechar las ventajas impositivas y explotar minerales en Bolivia sin pagar lo que pagan las empresas privadas que operan en el país.

Otras de las fallas de la ley redactada por los cooperativistas es que podrían usar las guas y reservorios aledaños para sus operaciones, algo a lo que los comunarios se oponen con justa razón por el tema de respeto a la Pachamama pero sobre todo por el envenenamiento de las aguas con mercurio y otros químicos.

El Gobierno admitió que se equivocó en la redacción del artículo 151 del proyecto de Ley de Minería, que fue modificado por los  diputados, porque contradice la Constitución Política del Estado (CPE), lo que causó molestia en el presidente Evo Morales, informó el ministro de Minería, Mario Virreira.

“El error en realidad está en la propia comisión  y obviamente a la cabeza del propio Ministerio de Minería, eso hay que reconocer, ahí ha habido una interpretación tal vez no muy cabal de lo que dice la Constitución”, aseguró Virreira a Levántate Bolivia de Cadena A.

Agregó que este hecho causó molestia en el presidente Evo Morales, debido a que él mencionó que todo lo que está haciendo la comisión redactora del proyecto de ley “se va a respetar y en los temas centrales”.

Esperemos que el conflicto se resuelva pronto y de forma pacífica.

 

Comments are closed.